Conejo a las seis cañas

Esta es una receta ideal para hacer en un barco. Todos tenemos algún amigo cazador que guarda en su congelador conejos de la temporada de caza ( y si no lo compramos), los llevaremos al barco congelados y los guardaremos en la nevera, para preparar el segundo día de navegación, ya que congelados se conservan mejor y no necesitaríamos una nevera potente serviría solo el arcón del hielo, con hielo claro.

En nuestra maravillosa olla express, tapada y sin la válvula pondremos los ingredientes siguientes: 1 conejo a trozos ( 1 conejo pequeño para 4 comensales daría una buena comida) la piel de un limón, 1 cabeza de ajos, una copa de brandy, un vaso de aceite, dos vasos de agua y especies varias ( las que tengamos a mano). Podrían ser orégano, romero, perejil, salvia, laurel o esos manojos que se venden preparados. Lo acompañaremos con patatitas al horno, “cachelos” (patata hervida con piel) o ensalada. Ahora viene la parte fundamental de esta receta. Pondremos la olla al fuego no muy fuerte ( medio) y nos tomaremos tranquilamente seis cañas, con nuestros compañeros de viaje, lógicamente con el consabido aperitivo. Según mi amigo Juan, el payes de Cabrera, es mejor medir el tiempo con dos botellas de vino, dice que la medida de las cañas varía y se puede perder el punto. Cuando hayamos acabado las cañitas, o los vinos, el conejo estará listo para servir ¡¡ vigilar que no se quede seco¡¡ y ........buen aprovecho. La próxima semana trataremos el producto de nuestras pescadas. Ricardo Lagares Cobas